CMI Blog Feed Spanish

Si Jonás fuera de Quito, Ecuador

Vidas Cambiadas

La historia de Agustín, un cuento misionero moderno 


Como los profetas del antiguo testamento, la vida de Agustín se volcó antes de cumplir su llamado de ser misionero a tiempo completo. 


Si tuvieras que trazar el curso para ser un misionero internacional, definitivamente este no sería el modelo a seguir, ya que esta historia se parece más a la de Jonás que a la de Juan el Bautista. 

Agustín sentía el llamado a las misiones desde antes de casarse. Incluso, al inicio de su matrimonio, él y su esposa Carolina ya trabajaban en misiones locales en Quito, Ecuador. Sin sospechar que pronto lo que era un sueño, se convertiría en una pesadilla. 


Si bien públicamente trabajaban en equipo, en privado su matrimonio se estaba derrumbando. Ambos sabían que tenían que hacer algo respecto a esto, por lo tanto, tomaron el paso de contactar a la iglesia Norte en Quito e iniciar una clase de matrimonio, pensado “empecemos con lo básico", pero su plan fracasó, y los hilos que mantenían su matrimonio junto, pronto se deshicieron. 


Y entonces sucedió...un domingo le ofrecieron predicar en una avanzada local de la misión donde él y Carolina servían. Dos días después, Agustín y Carolina tuvieron una gran discusión en la que él gritó "nunca voy a volver aquí", y cerrando la puerta con fuerza, se fue. 


Tan solo dos días después Agustín estaba siendo despedido de su trabajo, su jefe le dijo que era emocionalmente inestable, y para el jueves, apenas 3 días después de estar predicando como misionero, Agustín estaba durmiendo en su auto, sin techo y sin esperanza, había perdido su trabajo, su familia, y el sueño de ser misionero. 


Agustín y Carolina estuvieron separados por 8 meses, Carolina recogió las piezas que quedaban y trató de seguir adelante con sus dos pequeños, continuó asistiendo a la Iglesia Norte y se unió a los estudios bíblicos. 


Los mentores de su estudio bíblico tenían una historia similar, estuvieron separados por dos años y Cristo los salvó y restauró su matrimonio. Pero ese testimonio solo alejo a Carolina más “esa no soy yo, no volveré a ese matrimonio y seguiré adelante". 


Pero la obstinación y el orgullo no se alinean con la gracia de Dios, y durante esos ocho meses de separación, Dios empezó a ablandar el corazón de Agustín y Carolina. 


Tras perder todo, Agustín estaba roto, y eventualmente, Carolina también levantó su clamor al Señor diciendo “Si de verdad quieres que esté con Agustín, muéstrame”  


El día de Navidad de 2017, Agustín retornó a su hogar y desde entonces no se ha vuelto a ir. Ambos con el corazón rendido al Señor empezaron a reconstruir su matrimonio con ayuda de la comunidad en Iglesia Norte. 


Y este pasado enero, el Señor ha contestado las oraciones de toda su vida. La iglesia que les ayudó a restaurar su matrimonio ponía sus manos sobre ellos, y junto con el pastor Javier Silva, fueron enviados al sur este de Asia como la primera familia misionera de Iglesia Norte para iniciar con su servicio. 


Agustín, de ser una persona sin hogar viviendo en su auto, pasó a cumplir su llamado de misiones alrededor del mundo, la obra de Dios en la vida de Agustín es un milagro, y es un testimonio que Dios no solo está cambiando vidas en Ecuador, pero alrededor del mundo. Este es solo uno de los muchos milagros que está haciendo Dios a través de la iglesia Alianza Norte. 

Made on
Tilda